domingo, 31 de enero de 2010

Células de cebolla


Una experiencia muy común para iniciarse en el uso del microscopio óptico, y no es necesario gastar mucho dinero en uno de principiante, consiste en hacerse con una cebolla, despojarla de las capas más externas y separar una lámina fácil de encontrar, muy fina, tanto que es casi transparente, y que presenta una tendencia fastidiosa a plegarse, como si estuviera cargada con electricidad estática. El asunto consiste en extender con un poco de maña un trocito de ese tejido, más o menos del tamaño de una uña, sobre un vidrio especial para microscopía llamado portaobjetos, y directamente ponerlo bajo el objetivo. Hecho esto sólo falta arrimar el ojo al ocular, mover el enfoque hasta lograr una imagen nítida... et voilà! Ante nuestros ojos, células de cebolla. Células parenquimáticas, para ser más precisos. Claro que la visión no tiene nada de espectacular. Con una forma aproximadamente rectangular, las células parecen estar vacías de estructuras. De hecho, una gran parte del contenido de esas células de la cebolla es básicamente agua. Sin embargo, cada una de esas pequeñas células es una factoría tan compleja que en su reducido espacio se pueden estar produciendo miles de reacciones químicas simultáneamente, muchas más que en el más complejo laboratorio que haya podido diseñar el ser humano. ¿A que no lo parece?

9 comentarios:

  1. Recordaba esto de mis años de estudiante. Será hora de repetirlo con los míos.

    ResponderEliminar
  2. lo que se puede hacer también es dejar una lamina en agua y otra en seco durante unos minutos y luego mirarlas al microscopio para ver como la pared (las líneas gordas) siguen estando iguales, pero en las que se han quedado en seco aparecen unas lineas más finitas que es la membrana celular (que debido a la falta de agua se ha replegado).

    ResponderEliminar
  3. Acabo de descubrir tu blog de casualidad, y has empezado con muy buen pie. Cuando era pequeña, los Reyes Magos me trajeron el maletín del biólogo, y dentro de él, venía mi primer microscopio, lo justo y necesario para ver pequeñas cositas. Entre ellas observé láminas de cebolla. Al leer tu entrada, me lo has recordado.

    Te apuntaré en mi lista de favoritos para no perderte la pista.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. pueden poner q es un tejido vivo o no!!

    gracias :)

    ResponderEliminar
  5. Saludos..... Dejeme decirle que su blog esta espectacular, tiene muy buenos artículos y son muy entendibles, ah! por cierto le felicito por el blog y continue de esa manera contribuyendo con información útil para los visitantes, voy a continuar navenagdo por su blog y le visitare en otras ocasiones. :):):):):):) La entrada ha resultado muy interesante y entrenida, me he quedado un buen rato leyendola, me despido de usted y hasta la proxima oportunidad.

    ResponderEliminar
  6. Como estudiante de medicina, he visto muchas veces el corte de raíz de cebolla (en este se puede observar muy bien las fases de la división mitótica)... Sin embargo, este simple corte de cebolla me recuerda a mis años en el colegio, antes de que pudiera ver epitelios, tejidos conjuntivos, etc...

    Por cierto, me agrada tu blog, saludos.

    ResponderEliminar
  7. hola soy una estudiante de primaria y esta informacion me sirve de mucho es precisamente lo q buco me alegra q estas paginas tengan informacion tan util

    ResponderEliminar
  8. ¿por que las celulas de la cebolla son celulas parenquimaticas?

    ResponderEliminar
  9. gracia ps lo kireo jejejeje

    ResponderEliminar