viernes, 5 de marzo de 2010

El poder de la mente

En 1975, el joven israelí Uri Geller sorprendía con sus "poderes psíquicos" a los telespectadores de Directísimo, un programa cuyo presentador era un José María Íñigo dotado de un exuberante bigote. Como por aquel entonces no había otra tele que Televisión Española, todo el mundo veía el mismo programa. Uno de los momentos más comentados fue aquel en que Uri Geller doblaba una cuchara sin aparente esfuerzo, a escasos centímetros de la cámara:




El pícaro Uri solía usar nitinol, una aleación que recupera la forma al ser calentada. Basta con disponer de la composición más adecuada para que este efecto se manifieste a la temperatura que se alcanza con el frotamiento. Sin embargo no era el único truco que utilizaba. Otras veces simplemente doblaba la cucharilla en el último momento, ocultándolo discretamente. Vamos, un truco barato de magia:




Lo que más teme Uri Geller, desde siempre, es que se le acerque un mago profesional, ya que sus poderes no son tales, sino trucos de ilusionismo. Pero si alguien es su bestia negra ése es James Randi, quien le ha retado públicamente, en más de una ocasión, a que manifieste sus supuestas habilidades psíquicas delante de él. Algo a lo que se niega rotundamente, claro. Pues bien, si de montar espectáculo se trata, mucho mejor que Uri Geller es Hugh Laurie, el actor protagonista de House, la serie del médico borde:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada