miércoles, 24 de junio de 2015

Carne de oveja fluorescente transgénica con genes de medusa llega por error a mesas francesas ¡y no pasa nada!


Noticia bomba la que suelta Le Parisien:

"La loca historia de la oveja-medusa que terminó en un plato"

La oveja Rubi formaba parte de un programa de investigación en el Institut National de Recherche Agronomique (INRA) y era hija de una oveja cuyo ADN había sido modificado con un gen de medusa que codifica una proteína fluorescente, lo que le provoca un color brillante y una piel transparente.

El pasado octubre la oveja llegó a un matadero junto con ovejas no transgénicas, con lo que finalmente ¡fue consumida por seres humanos! Afortunadamente, parece que ningún ciudadano del país vecino ha denunciado que lleva un tiempo brillando en la oscuridad ni nada por el estilo, como es de prever si uno sabe en qué consiste el asunto de la digestión y la proteína en cuestión no es tóxica.

El INRA ha hecho pública una nota de prensa en la que señala que la oveja llegó al matadero como una broma de mal gusto por parte de algunos empleados que podrían ser sancionados con una multa de 75 000 € y un año de cárcel. La dirección del citado instituto está, y con razón, muy cabreada:

"Estos hechos son inaceptables y son merecedores del máximo castigo"

Doy por supuesto que en algunos sectores se han echado las manos a la cabeza y ahí continúan.

(Vía The Verge)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada