jueves, 12 de mayo de 2016

A Prince lo mató la medicina. Lo dice ¡un quiropráctico!

El susodicho, enderezando columnas vertebrales.
Un quiropráctico, sí. En una entrada anterior (¿Cuándo fue la última vez que comprobaste tu columna?) os presentaba la quiropráctica, una pseudomedicina con un nacimiento muy interesante, cuyo fundamento es que las enfermedades se producen cuando alguna vértebra está desviada. Por tanto, la cura de las enfermedades consiste en aplicar presión sobre la columna para corregir la supuesta desviación. Os resumo los peligros que entonces os comentaba, con los enlaces correspondientes:

Pues bien, el quiropráctico Donald Harte, que no ve la descomunal viga que le atraviesa el ojo, acusa a la medicina oficial (a la de verdad, vamos) de la muerte de Prince. Ahí va parte de su comunicado de prensa:

"La medicina es un negocio. Está claro que la medicina está más enfocada a reducir síntomas que a lograr la salud".

"Existiendo la quiropráctica como tratamiento del dolor, es simplemente estúpido que los médicos enfoquen su atención a reducir el dolor".

"La adicción a las drogas legales [los medicamentos] se está convirtiendo en un problema muy grave. Prince es una víctima de los procedimientos médicos, del pensamiento médico".

"Esta yatrogenia, esta adicción causada por los médicos, ha conducido a la aparición de una nueva disciplina médica: la rehabilitación de la drogadicción".

"La medicina, especialmente la ortopédica, se ha hecho cada vez más agresiva, causando mucho daño tanto físico como químico. La alternativa segura y eficaz es la Quiropráctica. La ignorancia y la intolerancia no pueden mantener en secreto lo que realmente funciona".

Por supuesto, y como es habitual entre los de su especie, Harte es un firme detractor de las campañas de vacunación. Más valdría que este tipo de pseudoterapias fueran ilegalizadas para siempre y en todos los lugares. Le pese a quien le pese.
(Lo he visto en Rawstory)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada