martes, 15 de diciembre de 2015

Conoce los beneficios de los medicamentos homeopáticos

"Conoce los beneficios de los medicamentos homeopáticos", leo en un artículo publicado en Inspirulina.


Caramba. Yo creía que la homeopatía no ofrece ningún beneficio, más allá de los económicos para quien se dedica a timar al prójimo, y va y resulta que me encuentro con un listado de nada menos que "ocho razones por las que estas sustancias podrían ayudarte a prevenir y combatir enfermedades". ¿Os parece que las analicemos una a una? Vamos allá:

1. Tolerables: Por su propio origen natural, estos medicamentos no conllevan efectos secundarios o adversos que puedan poner en riesgo tu salud y bienestar.

Cierto, no conllevan efectos secundarios ni adversos, porque la extrema dilución con que se preparan consiguen, en la mayor parte de los casos, que ni una sola molécula del principio activo esté presente en el preparado. Eso, siempre que no se tenga un problema con el excipiente, que es el 100 % del "medicamento". Por ejemplo, la lactosa, sustancia que algunas personas no toleran. Sin embargo, esta primera razón es una enorme mentira. Y doble: por un lado, porque no dicen que es la falta de principio activo la que hace a la homeopatía tolerable, sino que aseguran que lo es "por su propio origen natural". Vamos, anda... como que no hay cosas dañinas en la naturaleza. Le propongo al autor que se deje picar por una víbora, por poner un ejemplo.

2. Compatibles: Si estás siguiendo un tratamiento con medicamentos tradicionales, no habrá ningún problema en que tomes medicinas homeopáticas al mismo tiempo, ya que son enteramente compatibles. De hecho, la homeopatía es considerada por muchos expertos como un complemento ideal de la medicina tradicional.

Evidentemente. Como no contienen medicina de verdad, no interfieren con la medicina de verdad. Claro que deducir que el complemento ideal de la medicina es "nada"...

3. Para todos: Cualquiera en la familia puede utilizarlos, por su composición y su compatibilidad, no tiene las contraindicaciones de otras sustancias. Embarazadas, niños, abuelos, personas en tratamientos… todos se pueden ver beneficiados con los medicamentos homeopáticos.

Claro, porque son pastillitas de azúcar. También se pueden usar para endulzar el café y para darle al caballo del circo cuando se pone a dos patas. Sigo sin ver, eso sí, el presunto beneficio.

4. Uso prolongado: El tiempo de tu tratamiento dependerá del experto al que acudas una vez hecho tu diagnóstico. Pero estos medicamentos cuentan con la ventaja de poder ser tomados por períodos prolongados sin afectar tu cuerpo, más allá del equilibrio que estás buscando a través de la eliminación de síntomas de una enfermedad. El tratamiento podrá ser detenido cuando se considere necesario, sin temor a padecer efecto rebote.

No te equivoques. El tiempo de tu tratamiento se alargará todo lo posible en el tiempo. De esa manera te venderán más homeopatía y pagarás más dinero, sin efecto rebote, eso sí. Beneficio para el homeópata, of course.

5. Sin somnolencia: A diferencia de otros tratamientos, uno basado en sustancias homeopáticas no te ocasionará sueño o decaimiento, por lo que podrás estudiar, trabajar, incluso manejar sin riesgos y sin minimizar tu desempeño.

6. No afectan la coordinación: Así como no te ocasionan sueño, tampoco generan problemas en tu coordinación, así que podrás cumplir con tus tareas sin riesgo de accidentes.

Claro, porque como no hay nada... ¡Pero espera! Yo me he "suicidado" varias veces con Sedatif PC, un brebaje homeopático, que según Boiron, la multinacional homeopática que lo fabrica, "es un medicamento homeopático utilizado tradicionalmente para aliviar los trastornos emocionales y de ansiedad que pueden venir acompañados de posibles trastornos del sueño". De lo que deduzco que adormece. Y hay más homeopatía "para dormir", según veo en la página de Honatur. ¿En qué quedamos? ¿Admiten que en realidad no funciona?

7. Fácil consumo: Hay distintas formas de consumir medicinas homeopáticas, entre ellas gotas, gránulos y glóbulos que se disuelven directamente en la boca. No requieren mayores preparaciones o procesos por lo que es muy fácil tomar tu tratamiento. Nuestros amigos de los medicamentos Boiron tienen diferentes formas farmacéuticas en las que puedes adquirir tu tratamiento.

Ya, si es que tontos no son. ¿Acaso existe homeopatía inyectable? ¿Supositorios homeopáticos? Total, si no sirve para nada, lo mejor es fabricar pastillitas de sabor dulce y no nos complicamos la existencia.

8. En farmacias: Al momento de comprar medicamentos homeopáticos, hazlo en farmacias o tiendas autorizadas. Esta es la mejor forma de saber que estás llevando productos de calidad.

Lo que no deja de ser falacia de autoridad. De cualquier manera, a la inmensa mayoría de farmacéuticos se les tendría que caer la cara de vergüenza por timadores, y lo saben... poderoso caballero es Don Dinero, sí. Más vale que hay gloriosas excepciones, como la de la Farmacia Rialto de Madrid, que informa detalladamente a sus clientes de los motivos para no dispensar homeopatía.

También te puede interesar:

Comparativa: azúcar vs. azúcar (va de #homeopatía, sí)
¿Qué se esconde tras los ataques a la homeopatía? (Según ABC Homeopatía)
"Los homeópatas no somos curanderos"
Azúcar de lujo: a más de 2000 euritos el kilo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada