miércoles, 11 de marzo de 2015

El silencio, el secreto de la lechuza

Fijaos en el sonido que hacen al volar una paloma, un halcón peregrino y una lechuza, tal y como lo captan los micrófonos ultrasensibles:



Un ratoncito no se entera de que le cae una lechuza encima hasta que siente el abrazo mortal de sus garras. Desde luego, la adaptación del halcón no está en el silencio, sino en la velocidad (llega a superar los 300 km/h). En cuanto a las palomas... bueno, no importa. ¡Hay muchas!

El vídeo lo he recortado de este otro, y lo encontré en The kids should see this.

Relacionado: Así se posa un búho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada