martes, 27 de enero de 2015

Las mariposas cuyos ocelos van y vienen

Se trata de la mariposa Bicyclus anynana, propia del este de África. Durante la temporada de lluvias, cuando sus principales predadores son las mantis religiosas, suelen escapar de ellas con relativa facilidad gracias a la intensidad de los ocelos (las manchas que imitan ojos) situados cerca del borde de las alas. En esa época, el ataque de la mantis se dirige hacia los ocelos, lo que permite que la mariposa escape, aunque con una visible pérdida en la integridad de las alas. Sin embargo, durante la época seca, los ocelos casi llegan a desaparecer. Es entonces cuando la principal presión predadora sobre las mariposas pasa a mano de las aves, por lo que unos ocelos más discretos les ayuda a no ser vistas por los pájaros. En este caso, si la desafortunada mariposa se posa cerca de una mantis, lo tiene más difícil para escapar, ya que ahora, al no actuar la distracción de los ocelos, el ataque se dirige hacia el tórax y el abdomen.
Una vez más, la evolución favoreciendo patrones corporales que permiten una mayor supervivencia y, sobre todo, una mayor probabilidad de reproducción.
El vídeo revelador, con breves textos en inglés:

 

Vía TYWKIWDBI, artículo original.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada