martes, 23 de febrero de 2010

El Parlamento Británico, contra la homeopatía

No termino de entender la tolerancia de nuestro sistema de salud con la homeopatía, esa "medicina" alternativa, o complementaria, o como quieran (mal) llamarla, dado que está perfectamente_comprobado que no funciona más allá del efecto placebo. En otros lugares, afortunadamente, parece que los políticos comienzan a dar muestras de sensatez. Este lunes nos sorprendían desde el Reino Unido con la grata_noticia de que desde el parlamento se ha instado al gobierno británico a dejar de financiar la homeopatía, puesto que carece de base científica. En España, donde no se financia, la genial idea de nuestros representantes es, en lugar de desterrarla, regularla dejándola exclusivamente en manos de médicos.
Es increíble que los colegios de médicos consientan e incluso promuevan la práctica de la homeopatía. O en los de farmacéuticos, con una red de farmacias que se supone que son un servicio público y donde no se cortan en ofrecer "medicamentos" homeopáticos en cuanto te despistas. Precisamente hace un tiempo publiqué en El Escéptico Digital una carta abierta a la Organización Farmacéutica Colegial en la que protestaba por la manera en que se ofrecían productos homeopáticos en muchas farmacias. (Si algún bloguero la quiere usar, está a su disposición, siempre que enlace esta entrada). La carta decía así:

Carta abierta a la Organización Farmacéutica Colegial
Estimados señores:
A pesar de la habitual amabilidad con que suelo ser tratado en los despachos de farmacia, hay un pero que llama poderosamente mi atención y que me siento obligado a comunicarles. Cuando acudo con una receta o pido un medicamento por su nombre, quien está al otro lado del mostrador, faltaría más, me lo facilita sin mayor problema. Pero si la petición es más vaga, y confiando en el criterio del profesional pido remedio a, pongamos por caso, un sarpullido o un leve dolor de garganta, en un muy elevado porcentaje de farmacias lo que se me ofrece es un producto homeopático. En tales ocasiones, y con un ligero mosqueo, sin dudarlo un momento lo rechazo y pido algo que funcione. Al fin y al cabo, de algo me tiene que servir haber estudiado el famoso número de Avogadro y lo que ello implica.
De este asunto charlaba el otro día con algunos colegas del trabajo, quienes objetaban mis argumentos con los clásicos “yo la he probado, y claro que la homeopatía funciona”, o “no tengo nada que perder”. En fin, qué les voy a contar que ustedes no sepan. Pero en un momento dado uno de ellos hizo un comentario que me dejó pensativo y que fue el que me ha motivado a escribir estas líneas. Venía a decir que en la farmacia le habían vendido homeopatía para calmar los dolores de su bebé, a la sazón echando los dientes. Y añadía que iba a comprobar si funcionaba, y que si era así repetiría sin dudarlo. Lástima que volverá a pedirlo, pensé, porque un dolor como el de su bebé se calma por sí solo en un par de días, y entonces los padres piensan que el remedio ofrecido ha terminado con el malestar. Porque en ese efecto, conocido como remisión espontánea, y en el efecto placebo, se basa el montaje homeopático. En nada más.
Señores farmacéuticos: ustedes lo saben. Ustedes saben que los productos homeopáticos no funcionan; ustedes saben que jamás ha podido demostrarse que lo hagan más allá del efecto placebo, porque su fundamento de extrema dilución conduce a que no tengan absolutamente nada de principio activo; ustedes saben que las sustancias que se diluyen hasta desaparecer ni siquiera tienen relación con lo que supuestamente curan; ustedes saben que los productos homeopáticos no son otra cosa que agua o azúcar, dependiendo de la presentación; ustedes conocen leyes científicas perfectamente probadas, y no precisamente recientes, que contradicen los supuestos en los que se basa la homeopatía; ustedes han tenido noticia del número del 27 de agosto de este mismo año de la prestigiosa revista médica Lancet, con su demoledor ataque a la homeopatía; ustedes tienen un bagaje científico con el que deberían estar luchando contra la ignorancia y la superstición de parte de la sociedad.
Señores farmacéuticos: ustedes han elaborado un plan para la detección y erradicación de los productos milagro, aquellos que presentan una serie de elementos en común, como que tras ellos haya “una empresa que pretende enriquecerse engañando al consumidor”, aquellos que, a decir de ustedes “no son medicamentos, se basan en el efecto placebo, en propiedades que no han sido demostradas científicamente, que por su composición es imposible que tengan los efectos que prometen...” ¿sigo?
Los productos homeopáticos son –no lo entiendo- legales, y ustedes van a seguir dispensándolos en los despachos de farmacia. Pero permítanme que les pida que se los proporcionen sólo a quien expresamente así se lo demande (sería pedirles demasiado, supongo, que en estos casos señalaran el error en que incurre el paciente); que no lo ofrezcan a quienes, confiando en sus conocimientos y en su labor de servicio público, lleguen pidiendo remedio a sus dolencias; pero sobre todo, en nombre de la ética, jamás lo recomienden para un niño que llora, por leve y transitoria que sea su afección. A él, un medicamento.
Atentamente.

11 comentarios:

  1. Yo creo que esto de que en España se regule lo que en otros sitios se prohibe tiene que ver más con la crisis y con la picaresca que caracteriza a este país, que con un auténtica asunción de los presupuestos homeopáticos por parte de los médicos titulados y de los representantes que nos gobiernan.
    "Está la cosa mu malita" y hay que sacar de donde no hay, por este motivo nuestros licenciados en medicina se saltan a la torera sus clases de física y se lanzan a recetar dichos pseudomedicamentos.
    Lo que demuestra una vez más que estudiar una licenciatura no te vacuna contra el virus de la ignorancia y que a veces basta con aplicar el sentido común para descartar falsos remedios.
    A veces dan ganas de dejar de trabajar para dedicarse a inventar una pseudociencia de estas(algo sencillo como curar con secreciones nasales, vamos los mocos, eso sí con dosis infinitesimales) y vivir del cuento con la ayuda del estado.
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Cierto, cierto, al final todo se resume en que la homeopatía es muuuuy rentable. Si alguien se empeña en ir contra ella, sus practicantes (y la gran Boiron, empresa de homeopatía que maneja mucha, pero que mucha pasta) se retuercen como gato panza arriba. El resto del cóctel: políticos que, en general no tienen ni idea (ni les preocupa tenerla o no) y que sólo piensan en la rentabilidad política de sus decisiones. Alea jacta est, me temo.

    ResponderEliminar
  3. Alguien sabe si existe alguna asociación de farmacéuticos contra la homeopatía o algo por el estilo?. Es que cada vez que vez que entro en una farmacia me pongo malo cuando veo los cartelones de publicidad de la homeopatía. Como me puedo fiar de alguien que o sabe que lo que vende es un timo, o no lo sabe, y en ese caso no tiene ni idea de química, física, etc.?

    ResponderEliminar
  4. Lo dudo, Óscar. Lo digo porque nunca he visto una farmacia que no tuviera homeopatía (o no he sido consciente). de cualquier manera, no me extraña: por un lado es muy rentable y por otro, a ver quién es el guapo que no la vende si todos los demás lo hacen... la pela es la pela. Lo explica, pero no lo justifica, que conste.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. ¿Han estudiado homeopatía por casulidad? Me pueden responder a esta pregunta: ¿Cómo es posible que mi perro, tomando "Árnica Montana, 7CH", se curara de una dolencia que le hacía cojear? (se la administrábamos disolviendo las bolitas en el bebedero). Fue el efecto placebo, ¿no? O, mejor, que mi hermano se estuviese muriendo de asma gracias a que las vacunas antiestamínicas le producían ataques asmáticos cada vez más acusados y que, con homeopatía, sea ahora un hombre sano, que no ha vuelto a tener ni un ataque asmático en años. Esto, por supuesto, habiendo dejado radicalmente de inyectarse las maravillosas vacunas y comenzar a medicarse con homeopatía.

    Señores, si no han estudiado sobre algo ni lo han vivenciado, ¿cómo osan opinar? Es más, ¿cómo osan llamarse a ustedes mismos "científicos"? No estoy diciendo que la homeopatía sea la panecea, no se confundan. Lo que digo es que funciona y lo he comprobado también en mí mismo. Es más, hay miles de casos clínicos que avalan su funcionalidad. Por algo está prohida su publicidad por las farmacéuticas. No he visto ni un anuncio de homeopatía en la tele o escuchado en la radio en toda mi vida. De hecho, aquell@s que comienzan a medicarse con homeopatía, dejan paulatínamente de tomar medicinas "sintomáticas" o, más técnicamente hablando "alopáticas" ¿Tendrá este hecho alguna relación con la prohibición, por parte de las multinacionales farmacéuticas, de publicitar homeopatía? También les digo: las empresas farmacéuticas no dudan en lucrarse con el cancer habiendo ya curas efectivas para este mismo. Investiguen sobre la terapia de par bio-magnético del Dr. Goiz: http://www.youtube.com/watch?v=9niNM2dMHDg&feature=youtube_gdata

    Para terminar, sólo quiero decir que esta es sólo una reflexión más y que cada uno tiene que buscar la verdad de las cosas por su cuenta. Sin embargo, creo que este punto de vista hacía falta en una conversación que noto monopolizada, sin puntos de disensión. Esto impide ver las cosas con perspectiva. Espero que no se enfaden, si no que piensen que, quizá, no es oro todo lo que reluce en torno a las farmacéuticas ni a la OMS, por ejemplo (piensen en la gripe A y en el timo inmenso que nos han colado con esto. A mí me haría dudar un poquito...).

    ResponderEliminar
  7. Dame de lo que fumas Fabián.

    Por cierto, las empresas que venden productos homeopáticos también se lucran con su venta, que parece que se te olvida, al igual que las farmaceúticas malvadas.

    ResponderEliminar
  8. La homeopatía no es rentable y yo la he usado desde siempre (1978) y mis hijos jamás han tomado antibióticos, ni aspirinas. ¿También tiene efecto placebo en un niño de meses, que no sabe ni lo que está tomando? Por otra parte, las farmacias no han empezado a vender homeopatía hasta hace 8 o 9 años. Antes sólo la vendían farmacias que hacían fórmulas magistrales. Por favor, cuando hablen de algo, más conocimiento y menos interpretación. Seamos serios. La homeopatía no es lucrativa porque siempre ha sido y será minoritaria. De ello ya se encargarán las famaceúticas, que nos acabarán envenenando. Y esto si que está demostrado científicamente, que te curan algo y te estropean otra cosa.

    ResponderEliminar
  9. Soy peruana y trato a mi hijo con homeopatia desde que tiene 1 año y 3 meses, ... y ha sido efectiva SIEMPRE. Definitivamente la homeopatia tiene mucho de empirica, y no me molesta en absoluto, y expliquenme como es que un niño de 1 año va a sanar con algo placebo?? si no sabe no lo que esta tomando. Pienso que hay toda un miedo de parte de las farmaceuticas, de perder cada vez mas clientes, finalmente a quien no quiera usar la homeopatia, nadie critica, en rollo de cada uno. En Peru la homeopatia no es parte del seguro de salud, aca me cuesta mi plata, no me queda otra. Mi hijo ha enfermado con asma, y si lo hubiese llevado a la clinica ya me lo hubieran nebulizado e inyenctado, pero con homeopatia se le abrio el bronquio en 1 día, no demoro nada, expliquenme eso por favor los criticos... es magia acaso? nooo asi es la homeopatia. La homeopatia le habre el bronquiop a mi hijo y cada vez es menor la crisis de bronquios, cada vez menor, lo que no sucede con la medcina farmaceutica. En fin cada uno con su roollo, pero antes de criticar no solo lean, pruebenla pero con un MEDICO Homeopatico, no se automediquen

    ResponderEliminar
  10. Y aquí arriba vemos unos cuantos ejemplos del "a mi me funciona", sin tener ni idea de medicina y siendo ignorantes de que existen estudios serios con casos clínicos contrastados, que demuestran que la homeopatía no funciona!! Pero mientras haya fe, habrá farmaceuticas que se lucren con estos productos y gente que ponga en peligro la vida de sus hijos...
    Aunque el problema mayor es que la homeopatía se venda y se recomiende por médicos y farmacéuticos, la gente de a pie no tiene porque entender de medicina...
    LInks interesantes para saber más:
    http://www.taringa.net/posts/info/2726233/Falacias-de-la-Homeopatia.html
    http://www.taringa.net/posts/info/2721674/Homeopatia-_Medicina-o-Curro_.html

    ResponderEliminar
  11. A la peruana que escribio arriba, yo también soy de Perú pero no estúpido. En ESSALUD hay un área dedicada a todas estas terapias alternativas: Homeopatía, Barroterapia y no se que más. Algo que cabe mencionar es que yo también soy asmático y que en el Perú se suele confundir mucho los ataques bronquiales con un simple caso de problemas gripales ( y que se sanan por el efecto de remisión espontánea), y eso que aquí es muy popular el hecho de "fumarle" a la persona, o bañarlo en "ruda", etc. Me trato con corticoides debido a su efectividad y el médico me receta con límites debido a que pueden presentar complicaciones como osteoporosis (pero solo si me trato con altas dosis de corticoides, cosa que está por ética, prohibido) y hoy estoy tan sano que puedo escribirte desde aquí. Toda medicina que funcione tiene un efecto secundario, la investigación química hace que estos efectos secundarios sean mínimos para poder recién salir al mercado. Resumiendolo, si algo no presenta efectos secundarios, es porque no funciona.
    Para agregar: El efecto placebo en niños es posible, e incluso en los animales. Lo hacemos posible las personas que cuidamos de ellos (estudio psicología, se de lo que hablo) y en PubMed se ha publicado un estudio al respecto (no tengo el link pero pudiesen buscarlo los interesados).
    Y estos seguidores de la homeopatía que dicen que las grandes farmacéuticas solo se benefician y que no se que chantas mas, han escuchado hablar de Boiron?. Vaya ya! Un timo es un timo.
    Buen blog! Yo tambien trato en lo posible de desaparecer el oscurantismo científico en mi ciudad, aunque es difícil, estamos plagados de estúpidos.

    ResponderEliminar